Mcdonal en Shanghai, China.

A quien no le ha pasado nunca que al entrar en un bazar chino te sigan a todas partes y te vigilen. En China este caso se magnifica y vemos a hombres, mujeres, niños y niñas por todos lados, rincones, esquinas y calles vendiendo cualquier cosa.

Hay un consumismo brutal. Se compra y vende las 24 horas del día, eso sí cantidades bajas de dinero pero multiplicado por los millones de chinos que hay hacen que se mueva muchísimo dinero todos los días.

El calor que hace en verano en China es inaguantable y en cada esquina hay personas con una neverita vendiendo botellas de agua fría a 2 yuanes (0,20 cnt de €). Los propios chinos, turistas y residentes las compran de 3 en 3 y ello multiplicado por los casi 30 millones de habitantes que tiene solo Beijing mueven más de 6 millones de € en agua en la capital, por poner un ejemplo.

La comida es lo segundo que más mueve dinero entre los chinos de todas las clases sociales. Desde restaurantes de nivel, pasando por simples locales donde te van a cobrar 30 yuanes (3 €) por un plato bueno a puestos callejeros con pinchitos de carne a 0,6 yuanes (0,06 €). Comen a todas horas, cuando les apetece y sin horarios estándar como si los hay más en occidente.

Y esos chinos que van a comprar agua, puede que hayan dejado su pequeño puesto de venta de pinchitos y viceversa. Con lo cual vemos que el dinero nunca está quieto ni en bancos, se mueve de un lado a otro.

Si una cosa se pone de moda en China es sinónimo de dinero asegurado. Tan solo multiplicad 1 € (10 yuanes) por toda la población China…1,3 billones de €.

Hablando de modas, se ve mucho el tacón, la cuña y las sandalias o chanclas con tacón en las mujeres. Mientras que en los niños una pelota atada a una cuerda que bota.

Ha cambiado mucho mi opinión con respecto a China, su “comunismo” en el comercio y sus gentes. Muy amable, pero que si eres occidental y no sabes hablar chino ten por seguro que van a sacarte bastante más dinero.

Artículos relacionados

Deja un comentario